nov 4

Deportados


Supongo que explicar la desaparición de un pizcador indocumentado es mas fácil que explicar la de un científico famoso, o por lo menos es mas barato.

Además veamos los hechos: Para ser conejillo de indias no se necesita mas que estar vivo y en condiciones de salud relativamente normales y digo relativamente, porque el hecho de que el pobre de Ray tuviera el hígado bastante gastado no hizo mella en los ánimos de los doctores.

¿Por qué perder a un caballero norteamericano que aún puede ser útil a la ciencia si se puede sacrificar un peón mas bien bajito, prieto y regordete?

“Sent the beaner!… Hell with him!” Clic aqui para leer mas.. »

nov 23

Sombras perfectas

Posted in Cuentos de Terror


Existen cosas en el mundo que es mejor no preguntar ni saber su motivo. Comenzare con una escueta presentación:

Mi nombre es “Omar” y en aquel entonces residía en Morelia.

Toda mi vida a transcurrido envuelta en la más tediosas sucesión de hechos monótonos. Podría decirse que soy el mortal más común y silvestre. ¿Entonces, por que tuvo que ocurrir aquello?

Transcurría el día trece de Octubre de 1998. Unos amigos y yo emprendimos un campamento al bosque, sin saber que uno de nosotros ya jamas regresaría. Todo estaba contemplado y listo con una semana anticipación para que no hubiese errores; la casa de campaña, las latas de conserva, barajas, tequila. Todo menos el carbón, el cual fue olvidado por Guillermo. Pero de esto nos enteramos hasta ya entrado el día.

– Traigan el carbón para la parrilla – grito Ivan con su voz mandona y prepotente.

– Guillermo fue el encargado de eso, el debe de saber donde esta – Dijo Salvador.

– Ha, mmmm,. ¡Ca- carbón! . Chin, el carbón, lo deje en la casa de Asdruval. Clic aqui para leer mas.. »

oct 7

Cuento Largo de Glimark

Posted in Cuentos de Terror

…Trate inútilmente ver mis propias manos, las cuales habían desaparecido ante mis ojos, mi cuerpo perdía todo su peso elevándose velozmente hacia la nada, rumbo al centro de esa gran ausencia, mi voz creaba un gran eco en el silencio que rebotaba en mi cabeza como un pequeño zumbido, el corazón pareciese detenido, la sangre congelada impidiendo el andar por mis venas, ¿ acaso tenia éxito ese viejo conjuro ?, ¿ podría ser real ese antiguo libro ?, tal vez solo es un sueño, un sueño inspirado en mi nocturna lectura, en ese viejo y maltratado libro que cambie comprándole una botella de austero vino a ese extraño viejo, al principio solo pereciese eso, solo un libro viejo, el cual me intereso por los extraños dibujos de su raída portada y que solo por curiosidad hizo gastar mis ultimas monedas. Clic aqui para leer mas.. »

sep 5

Muerte en vida

Posted in Cuentos de Terror

¿Cómo explicar lo que ha pasado? ¿Acaso estoy muerto? En realidad no lo se con certeza. Todo en mi mente es confuso. Al igual que todo lo que esta a mi alrededor me resulta extraño. Lo ultimo que recuerdo es el viaje que debí esta haciendo con mis amigos. Pero hace cuanto tiempo de eso. ¿Horas? ¿Días? ¿Meses? Y quizás porque no toda una eternidad. Al menos a mi eso me parece. Mi nombre es Jorge o eso logro escuchar, pero Según puedo acordarme estaba de viaje con mis amigos. Un viaje que planeamos desde hace tiempo para el fin de cursos de la Universidad. Si eso si recuerdo. Recuerdo haber empacado mis cosas y haberme reunido con mis amigos para el gran viaje. Roberto, creo que ese era su nombre, porque me cuesta acordarme de todo eso. Si mi amigo Roberto era quien iba al volante del camión que consiguió que le prestará su papá que es dueño de varios camiones. Roberto no quiso gastar dinero en un chofer porque aunque el camión era de su padre, el chofer era otra cosa y abría que pagar. Pero entre todos nos ofrecimos a turnarnos para conducirlo. No todos sabíamos como conducir camiones. Roberto tenía algo de experiencia, había conducido para su padre en múltiples ocasiones. Así que Roberto se ofreció a ser chofer del camión aunque todos nos ofrecimos para ayudarlo el se negó diciendonos que conducir un camión no es nada fácil, y que era mejor que alguien con experiencia lo hiciera mejor. Todo iba de maravillas y decidimos adelantar la fiesta un poco, alguien traía un estéreo y pusimos música. Y para ambientar un poco más nos pusimos a beber cerveza. Clic aqui para leer mas.. »

mar 21

Estirpe de la cripta

Posted in Cuentos de Terror

Muchos y multiformes son los oscuros horrores que infestan la Tierra
desde sus orígenes. Duermen bajo la roca inamovible; crecen con el árbol
desde sus raíces; se agitan bajo la mar y en las regiones subterráneas; habitan
los reductos más sagrados. Cuando les llega su hora, brotan del sepulcro de
orgulloso bronce o de la humilde fosa de tierra. Algunos hay de antiguo conocidos
por el hombre; otros, permanecen ignorados basta el día terrible de su revelación.
Tal vez los más espantosos y atroces no se han manifestado aún. Pero entre aquellos
que surgieron hace tiempo, entre los que han evidenciado su insoslayable presencia,
hay uno que por su suprema inmundicia no puede nombrarse: la descendencia
que los moradores secretos de las criptas han engendrado en la humanidad.
(Del Necronomicon, de Abdul Alhazred).

En cierto modo, es una suerte que la historia que debo relatar ahora, se refiera en gran parte a sombras indecisas, a dudosas insinuaciones y a deducciones discutibles. De otra manera, jamás habría sido escrita por mano humana ni leída por los ojos de los hombres. Mi participación en el espantoso drama fue breve, ya que se limitó a su último acto. Los primeros apenas constituían para mí una leyenda remota y horrible. Aun así, el dislocado reflejo del horror que todo el asunto me produjo ha convertido los principales sucesos de la vida normal en tenues cendales tejidos al oscuro borde de algún abismo batido por el viento, al borde de algún sepulcro donde se oculta y supura la máxima corrupción de la Tierra.
La leyenda a que aludo me era conocida desde la infancia, ya que fue tema habitual de chismorreos familiares y de mudos asentimientos de cabeza, pues sir John Tremoth había sido compañero de clase de mi padre. Yo no había visto nunca a sir John. Tampoco había visitado Tremoth Hall hasta el día en que comenzó el acto final de la tragedia. Mi padre emigró de Inglaterra; me llevó consigo a Canadá cuando todavía era niño. En Manitoba prosperó como apicultor y, después de su muerte, las colmenas me tuvieron muy ocupado durante varios años, sin poder realizar mi sueño dorado que era visitar mi tierra natal y viajar por sus comarcas rurales. Clic aqui para leer mas.. »